Un enfoque innovador de la inyección a presión

¿Cómo una pequeña compañía industrial de Mendaro (Gipuzkoa) logra tutear a las grandes empresas del sector? La inyección a presión de piezas en cámara caliente es un mundo aparte, complejo y extremadamente exigente. Gurelan lleva desde 1934 ofreciendo soluciones distintas, innovadoras y efectivas en materia de piezas inyectadas de Zamak, Magnesio y Plomo, para todo tipo de sectores y clientes, desde la automoción hasta la cosmética, pasando por el armamento y el aparellaje eléctrico. ¿Cómo lo logran?

Un enfoque innovador de la inyección a presión

Cuando un cliente llega a Gurelan, además de un proyecto relacionado con la inyección a presión de piezas en cámara caliente, lo que realmente busca es garantía, calidad y experiencia industrial. El cliente industrial conoce las fábricas y sus medios, ya ha visitado muchas y entiende si una planta productiva es capaz de aportar las soluciones que necesita.

En este sentido, Gurelan lleva más de 85 años fabricando piezas muy distintas, para todo tipo de sectores y aplicaciones. Por ello, cuando se establece una relación con un cliente para un nuevo proyecto, lo primero es mostrarle las piezas que ya han sido creadas en alguna ocasión, porque a lo largo de ocho décadas generalmente ya se han desarrollado piezas parecidas.

¿Qué busca el cliente industrial?

Este factor resulta determinante. Un cliente industrial busca seguridad, y Gurelan aporta un valor añadido único gracias a su especialización en múltiples sectores, unido a la confianza que implica haber participado en proyectos globales de la mano de grandes grupos, como es el caso de las piezas inyectadas destinadas al sector automóvil.

El avance que realmente ha hecho Gurelan se encuentra en la capacidad de diseñar nuevos moldes y en el conocimiento de los parámetros mecánicos de fabricación, es decir, la pericia a la hora de manejar el equipo y lograr los resultados deseados por el cliente para sus piezas inyectadas a presión. Ya sea para el sector de mobiliario, armamento, cosmética, electrónica o automoción, las posibilidades son infinitas, y las formas de abordar un mismo proyecto pueden variar en función de los requisitos del cliente, la aplicación final de la pieza, sus propiedades mecánicas…

¿Por qué fabricar moldes propios?

En la inyección a presión, el molde es la pieza fundamental. Por ello, la capacidad de Gurelan para fabricar sus propios moldes es un pilar de su competitividad, con resultados al nivel de los mayores actores del sector.

Tanto el diseño como la fabricación de moldes son procesos integrados en la propia fábrica mediante personal altamente cualificado y de gran experiencia. Desde el diseño del llenado de la figura hasta el pulido final del molde, todas las operaciones se realizan íntegramente en las instalaciones de Gurelan ubicadas en Mendaro.

A lo largo de décadas, se han realizado miles de moldes con diseños y tecnologías de llenado diferentes, creados para fabricar piezas de apenas unos gramos a varios kilogramos, desde unos pocos centímetros hasta casi un metro.

Soluciones innovadoras para cualquier proyecto de inyección a presión

Gurelan fabrica piezas muy distintas desde hace 85 años, y esto permite encontrar soluciones completamente diferentes a cada problema. Así, el auténtico valor de esta empresa es su amplio histórico de problemas resueltos con total éxito, lo que posibilita encarar los distintos retos de una manera efectiva, ya que se cuenta con los conocimientos y los recursos para abordarlos.

Gracias a la experiencia técnica y a un alto grado de automatización, Gurelan es una empresa pequeña, pero muy competitiva en Europa. Enfrentarse a problemáticas tan diferentes, ha permitido adquirir el know-how necesario para cumplir al 100% con los más estrictos requisitos de los clientes más exigentes.